Matilde Lamadrid







Una de las líneas de packagings que más satisfacciones me ha dado es, sin duda, la de los vinos de Lamadrid. El diseño minimalista y despojado, junto a cierto surrealismo a lo Magritte (muuuy lejano obviamente!) y el texto que adorna las cápsulas o la etiqueta de su vino superior, Matilde Lamadrid, le dan al conjunto un estilo único, diferente, moderno y acorde con el posicionamiento de la marca y de brand concept asociado a la heliofanía de los cielos mendocinos.
El nuevo lanzamiento (Matilde) mantiene el layout y el recurso de la puerta abierta pero con un registro un poco más clásico y tratamiento de color acorde con la categoría de precio y calidad.